La solución de OpSeeker al problema del Asset Allocation

Asset Allocation
Asset Allocation – moneyunder30.com

Como dice a menudo un buen profesor de finanzas de ESCP Europe amigo mío, el problema del Asset Allocation (AA), no quiere decir “seleccionar los activos Alocadamente”, sino seleccionarlos inteligentemente.

La adecuada selección de activos (AA) es la clave para la rentabilidad de nuestras carteras de inversión. El problema es que muchos de los modelos de asesoramiento utilizados comercialmente, al menos en el mercado español, hacen una selección de activos en función del horizonte del inversor.

Es decir, exigen al inversor que identifique sus proyectos/objetivos de inversión. A posteriori, en función del horizonte temporal de cada proyecto, aumentan o reducen el porcentaje de inversión en renta variable. Por ejemplo, si el proyecto es ahorrar para pagar los estudios de un hijo dentro de 2 años, la mayoría del dinero recomendarán invertirlo en renta fija a corto y corto/medio plazo y seguramente muy poco porcentaje, o incluso nada, en renta variable. Sin embargo, si el proyecto de pagar los estudios de un hijo es para dentro de 15 años, recomendarán invertir una mayor cantidad en renta variable. El conjunto de todas las inversiones en cada proyecto, resultará en un determinado Asset Allocation. Este método tiene diversos problemas:

  • Laboriosa identificación de todos los proyectos de inversión, lo que paraliza al inversor.
  • Cada año es necesario revisar los horizontes de inversión de los proyectos.
  • Los inversores tienden a plantearse objetivos miopes de corto plazo, lo que les lleva a carteras excesivamente conservadoras y con bajo potencial de rentabilidad a largo plazo.

Por eso, en OpSeeker hemos comenzado explicando como resolver el objetivo de inversión para el largo plazo. Ya hemos dicho que en general todos los inversores tenemos largo plazo. Incluso cuando somos mayores, pongamos 80 años, a lo mejor nuestra esperanza media de vida son 10 años más, pero ¿y si vivimos más de la media y llegamos a los 100? Es decir, la incertidumbre sobre cuanto vamos a vivir realmente, nos obliga a tener horizontes de inversión a largo plazo. Además, ésto seguramente tenga grandes ventajas psicológicas.

La ventaja de la inversión a largo plazo es que la receta de Asset Allocation es sencilla y bastante parecida para todo el mundo independientemente de su aversión al riesgo:

  • Sesgo hacía Renta Variable (con pesos por encima del 50%).
  • Diversificación de activos.
  • En general, productos indexados de bajos gastos.

Estás recomendaciones coinciden con la opinión de expertos como Swensen, Siegel, Malkiel, Bogle…

Ya hemos explicado en otras dosis que el problema de esta receta de largo plazo es más de psicología que de finanzas. Como los humanos analizamos mal las decisiones con riesgo, es necesario resolver las volatilidades que se producen durante la vida de largo plazo de nuestra inversión. Este problema psicológico se puede resolver de diferentes formas:

  • Markowitz, el financiero que inventó la optimización matemática en la proporción de activos entre renta variable y renta fija . Cuando le preguntaron sobre su Asset Allocation para sus inversiones personales, dijo que él no se aplicaba sus modelos financieros. Sus inversiones las hacía 50% en renta variable y 50% en renta fija. Obviamente era sorprendente que un matemático obsesionado con la optimización invirtiera su dinero de una forma tan simple. Cuando le preguntaron el por qué lo hacía así, dijo que era para minimizar el “riesgo de arrepentimiento”. Problema psicológico típico que nos ocurre a los humanos ante decisiones de riesgo.
  • En OpSeeker, hemos trabajado este problema y para ello hemos inventado el Dinero Virtual Ficticio, el Contrato Virtual de Expectativas y el Acelerador Virtual de Inversiones.
  • Las Compañías de Seguros, como Nationale Nederlanden, han desarrollado seguros de inversión a largo plazo que tienen como objetivo maximizar la inversión en renta variable, pero garantizando protecciones sobre los capitales alcanzados del 80-85%. Este confort psicológico, evidentemente se obtiene a cambio de un coste de estas garantías.

Pero, ¿cómo resolvemos en OpSeeker el problema del horizonte de inversión?. Muy sencillo, utilizamos el método que nos propone Swensen. Consideramos que hay solo dos tipos de proyectos/objetivos.

  • El de largo plazo, al que denominamos inversión. En este caso, el Asset Allocation entre renta variable y renta fija es el descrito anteriormente.
  • El de necesidades de liquidez. El único activo que se utiliza es dinero líquido (cuentas corrientes, depósitos a corto plazo) o inversiones en renta fija a muy corto plazo, sin riesgo y líquidas (por ejemplo a través fondos de inversión del mercado monetario o seguros de ahorro de corto plazo).

La clave de este método está en saber cuanto dinero necesitamos tener en liquidez. La regla es muy sencilla. Tenemos que identificar nuestras necesidades de liquidez para los próximos 8 años y aplicar los siguientes porcentajes:

  • 80% para los próximos 1 y 2 años.
  • 60% para los próximos 3 y 4 años.
  • 40% para los próximos 5 y 6 años.
  • 20% para los próximos 7 y 8 años.

Las necesidades de liquidez, básicamente surgirán por dos motivos:

  • Gap entre ingresos y gastos. Por ejemplo, si ganamos más de lo que gastamos, ahorraremos y el gap previsto será cero. Sin embargo, imaginemos que estamos jubilados y tenemos una pensión de 1.200 euros al mes, pero nuestros gastos son de 1.500. Entonces tenemos un gap previsto de 300 euros al mes durante todos los próximos 8 años.
  • Proyectos/Planes para los próximos ocho años:
    • 500 euros para la comunión de una hija/nieta dentro de 6 años:
      40% X (1.500 euros)=600 euros.
    • 10.000 para pagar unos estudios de una hija/nieta dentro de 8 años:
      20% X (10.000 euros)=2.000euros.

Juntando todas estas cantidades obtendríamos el total de dinero a tener en liquidez.

Otra ventaja colateral de este colchón de liquidez, es que ayuda a reducir el problema psicológico descrito anteriormente respecto a la volatilidad de corto/medio plazo de nuestra cartera de inversión de largo plazo.

En el próximo post explicaremos esta nueva herramienta que vamos a desarrollar, la Calculadora Virtual de Liquidez (CVL), que facilitará y amenizará el cálculo de estas necesidades. ¡No os perdáis este próximo artículo!

Siguiente: La Calculadora Virtual de Luiquidez (CVL)

Anterior: El Contrato Virtual de Expectativas (CVE)

¿Quieres seguir mejorando tu Salud Financiera?

No te preocupes, ¡nunca usaremos este email para spam!