Los roboadvisors: Las fintech de moda

horse roboadvisor
Roboadvisor Rocinante – Ilustración por Sergio Rodriguez Lourido

La revolución tecnológica, también en la banca

La compañía de taxis más grande del mundo, Uber, no tiene ningún coche. La empresa de comunicación más famosa del mundo, Facebook, no crea contenido. La mayor compañía de comercio, Alibaba, no tiene inventario. La proveedora de alojamiento más grande de nuestro planeta, Airbnb, no tiene ningún edificio en propiedad. En el mundo de las finanzas la situación todavía no ha cuajado hasta este punto, pero quizás estamos más cerca de lo que parece y dentro de poco el mayor banco no tenga oficinas.

Los roboadvisors, como otras fintech, están siendo una parte clave de la disrupción que la tecnología está trayendo al mundo de las finanzas. Pero todavía queda mucho camino por recorrer para estas compañías que tienen como denominador común el deseo de unir finanzas y tecnología para ofrecer un servicio rápido, fácil de usar, personalizado y a un mejor precio que el existente.

Lo que sí que está claro es que el sistema bancario actual, a pesar de los esfuerzos que están realizando las instituciones, es un modelo que poco a poco se va quedando obsoleto. Es muy complicado que estas compañías tan grandes y con unos procesos y métodos de trabajo tan enraizados puedan innovar a la velocidad que el mercado necesita y tan incesantemente demanda. Por eso, antes o después, alguna fintech conseguirá colocarse entre las empresas de servicios financieros más grandes del mundo. Paypal, creada en 1998 y precursora de la corriente fintech, facturó en 2015 $9.2 billones (9,800 millones europeos).

Para el que todavía no se haya enterado… ¡la corriente fintech ya está en España!, y de la mano de un tipo de compañías pertenecientes a ésta industria, los roboadvisors, uno ya puede invertir, de una manera sencilla, óptima y completamente automatizada (lo que necesitan los millennials), en los mercados financieros de todo el mundo.

¿Qué son los roboadvisors?

 human-vs-robot

Son plataformas web y móvil que crean carteras con comisiones muy reducidas y optimizadas de una manera automática. Para crear estas carteras utilizan fondos de inversión (a veces ETFs). Los roboadvisors usan algoritmos basados en “modern portfolio theory”, teoría que salió a la luz en 1952 de la mano de Markowitz, para crear carteras personalizadas (se personalizan en base al nivel de riesgo que quiere y puede aceptar el inversor) para los usuarios y reajustar las carteras cuando se salen de los parámetros de riesgo establecidos.

El primer paso que el usuario suele tener que tomar antes de crear una cartera con un roboadvisor es hacer un test para obtener su perfil de inversor (del que os hablamos en otras dosis). Este perfil de inversor se utiliza para asignar una cartera “adecuada” con aquellos fondos que proporcionan una volatilidad (riesgo) apropiado para cada inversor. Los inversores que pueden, y quieren, tener carteras con mucha volatilidad tendrán carteras con fondos diferentes a aquellos que no pueden, ni quieren, tener mucha volatilidad. La diferencia entre carteras más y menos arriesgadas se consigue variando el porcentaje que se invierte en fondos de renta fija y de renta variable. Cuanta más renta fija y menos renta variable más segura es la cartera, y viceversa, al menos en el corto plazo. Como sabéis en OpSeeker no creemos en el perfil de inversor, ya que es como una escopeta para ir a pescar ;).

Los roboadvisors intentan democratizar el acceso a un asesoramiento financiero de calidad, automatizando procesos y bajando los costes de una manera dramática. Una cartera creada por un roboadvisor le sale al cliente hasta un 85% más barata, lo que supone un rendimiento esperado muy superior. Además, permiten una comunicación mucho más transparente y continua que los asesores tradicionales, ya que las plataformas online de inversión cuentan con magníficas herramientas para poder hacer un seguimiento continuo de tu dinero.

Según los pronósticos de la prestigiosa publicación Bloomberg, se espera que en 2020 los activos bajo gestión de los roboadvisors lleguen a $2.2 trillones americanos ($2.2 billones europeos) lo que ya empieza a ser un número importante y preocupante para los que trabajan en un asesoramiento más tradicional.

forecasted-roboadvisors-cagr

Por si queréis echar un vistazo a alguno de los mejores roboadvisors de USA os dejo aquí los links:

betterment-logo-blue

sigfig-e1464168549932

the_vanguard_group_logo-svg

fa_logo_20142x

wisebanyan-logo-f6edb0281b7ea89a1167aa936918c071678093df7ff5639a00bd378206dc44de

wealthfront-logo

Basic CMYK

Os cuento todo esto un poco como introducción y contextualización del tema que quiero tratar hoy en nuestro post, perteneciente a la serie de “Descubriendo OpSeeker”, la industria del asesoramiento automatizado en España y la necesidad de que exista una compañía como OpSeeker.

Conociendo a los principales fintech players en España

DesEn España ya tenemos 4 roboadvisors. Estos son: Indexa Capital, Finizens, Finanbest e Inbestme. En menos de 2 años, Indexa Capital fue el primer roboadvisor español, y llegó al mercado en diciembre de 2015, 4 propuestas similares, pero distintas al mismo tiempo están disrumpiendo el mundo del asesoramiento financiero para el inversor medio en nuestro país.

Todas tienen en común los siguientes aspectos:

  1. Ofrecen vehículos de inversión colectiva (fondos o ETFs) para proporcionar la mayor diversificación por el menor precio.
  2. Proporcionan un test de perfil de inversor a sus usuarios antes de proporcionarles una recomendación.
  3. Trabajan con teoría matemática y financiera completamente testada para encontrar los activos que más se adecuan al inversor.
  4. Son un “1 stop shop”. Desde sus plataformas online puedes hacer todo el proceso de inversión.
  5. Intentan ser lo más “paper less” posible (algunas lo consiguen más que otras), creo que Finizens es la única que tiene un proceso completamente online.
  6. Su propuesta de valor más importante es la de democratizar un asesoramiento financiero de calidad, lo que implica que todas rebajan el precio al usuario entre un 60% y un 80% sobre la alternativa más común de la banca.
  7. Permiten invertir con mínimos bastante bajos (de nuevo, aquí hay algunas que ofrecen menores mínimos que otras)
  8. Las 4 compañías son sociedades de valores completamente reguladas por la CNMV y dentro del fondo de garantías FOGAIN.
  9. Por ponerles una pega 🙂 – No preparan a sus inversores psicológicamente para afrontar la inversión para el largo plazo.

Las diferencias entre los Roboadvisors en España

 

Hay dos características que me gustaría tratar por separado ya que me parecen clave para la propuesta de valor de los roboadvisors (democratizar el acceso a un asesoramiento financiero de calidad). Estas dos características son el mínimo de inversión y las comisiones.

Mínimo de Inversión

  1. Finizens
  2. Indexa Capital
  3. Finanbest
  4. Inbestme

 

Las diferencias aquí son bastante grandes. En Finizens el mínimo de inversión es de 50 euros mientras que en Indexa Capital se va a los 1,000 euros. Finanbest se coloca en 3,000 euros e Inbestme en 5,000

Comisiones

  1. Finanbest
  2. Indexa Capital
  3. InbestMe
  4. Finizens

Es complicado comparar comisiones. Pero si lo hacemos desde la perspectiva de una persona joven que quiere invertir la mínima cantidad posible (sea esta cual sea dependiendo de cada uno de los roboadvisors) tenemos que las comisiones son bastante parecidas (de un 0,51% de Finanbest, al 0,89% de Finizens). Aunque habría que hacer un estudio más pormenorizado con tablas, ya que dependiendo de tu edad, el producto que contrates, la inversión que hagas… te compensará un roboadvisor u otro.

Existen también más diferencias entre los roboadvisors como por ejemplo qué modelos financieros siguen en sus estrategias de inversión, qué tipos de fondos utilizan en sus carteras, qué tipo de vehículo de inversión ofrecen ellos para acceder a estos fondos… pero, creo que sería un tostón comparar todo esto aquí.

Ahora que sabéis que estas alternativas existen y que os pueden ayudar a invertir en carteras óptimas para vosotros sin que perdáis tiempo y dinero, podéis ir a sus páginas web e informaros más. Yo me he visto todas y soy cliente de varios roboadvisors y lo que dicen en su web suele ser la realidad.

Os quiero recordas por último algo de lo que ya hablamos pero que me parece bastante importante volver a mencionarlo en esta dosis.

Lo que les falta a los roboadvisors y OpSeeker va a proporcionar

Yo creo que los roboadvisors son el futuro del asesoramiento financiero, pero creo que todavía faltan detalles que necesitamos perfeccionar. Hay un comentario que le he escuchado decir ya a varias personas en pro de los roboadvisors y que para mi no es completamente cierto. Una de las ventajas sobre los asesores tradicionales es que dicen que los roboadvisors ayudan al inversor medio a no vender en valles y comprar en picos. Esta práctica de market timing, debida a sesgos comportamentales del inversor medio, es una de las principales razones por las que éste sufre retornos poco óptimos.

Yo no veo como los asesores automatizados pueden ayudar a reducir el problema. Si la bolsa mañana cae un 50%, una gran parte de la clientela de Betterment, Wealthfront, Indexa y demás, va a estar muy enfadada, especialmente si el mercado de renta fija también cae generalizadamente. Los inversores van a pedir vender sus activos y retirar el dinero de sus carteras, y ni la cartera optimizada ni el reajuste van a evitar esto.

Además el hecho de que los inversores realicen un test para saber su perfil del inversor, teóricamente óptimo para ellos, que les ha dado una cierta seguridad, va a afectar, y mucho, al uso de los roboadvisors. Desde OpSeeker, esto nos parece una manera tímida de asesorar para invertir al largo plazo y queremos diseñar sistemas que al menos mitiguen estos problemas para todos los inversores, grandes o pequeños. Desde el nacimiento de estas compañías, todavía no hemos sufrido una verdadera crisis ni un crash en la bolsa, cuando esto ocurra (es solo cuestión de tiempo) veremos realmente como la gente volverá, a estar muy insatisfecha, y a vender en valles tras estar comprando en picos.

El segundo gran problema que tienen los roboadvisors actuales es que con 10 simples preguntas le traspasan el poder de decisión al inversor sin más información. Igual que cuando uno va al médico no debería pedirle a éste que le permita hacerse la operación él mismo o diagnosticarse su dolencia, un inversor sin conocimientos financieros no debería pensar que por contestar 10 preguntas ya puede saber donde invertir, sin aprender nada más.

El resultado selen ser carteras demasiado conservadoras para la gran mayoría de los usuarios, debido a la gran aversión al riesgo que existe en España. El roboadvisor no quiere que sus clientes sufran mucha volatilidad si estos le responden que no les gusta el riesgo, como es lógico, pero esto resulta en una inversión subóptima para el cliente.

Si una persona de 30 años con trabajo, con ahorros y sin deuda te dice que no le gusta el riesgo, lo que tienes que hacer es explicarle que en la bolsa lo que importa es el riesgo a largo plazo, y no las fluctuaciones diarias, semanales, mensuales o incluso anuales. Es cierto que esto es más fácil de decir que de ejecutar, pero lo que hay que tener siempre en la cabeza es que desde 1900 la bolsa ha crecido a un 9% anual, y que no existe ni un solo periodo de más de 25 años en el que, invirtiendo en una cartera de renta variable diversificada geográficamente y sectorialmente, se pierda dinero.

En vez de proporcionarle este tipo de conocimientos y experiencia al usuario, que resultarían en carteras de inversión más rentables en el largo plazo los roboadvisors van a ofrecerle a esa persona carteras con, quizás, el 40% o el 50% en renta fija, lo que le asegurará un rendimiento, en el largo plazo, mucho más bajo que si invirtiese más porcentaje en renta variable.

Si nos centramos en trabajar las finanzas conductuales a la vez que automatizamos y simplificamos el proceso de inversión, el impacto puede ser mucho más profundo y duradero.

Por último, en la próxima entrega hablaremos de otra de las alternativas para invertir en fondos de inversión con bajos costes y de manera digital. Esta alternativa la presenta BNP Paribas

¿Qué os ha parecido esta dosis? ¿Os animáis a probar los roboadvisors? Si queréis saber algo más estoy siempre disponible en gonzalo@opseeker.com. Un saludo

 

Siguiente: BNP Paribas Personal Investors: El banco para un mundo cambiante

Anterior: La Calculadora Virtual de Luiquidez (CVL)

¿Quieres seguir mejorando tu Salud Financiera?

No te preocupes, ¡nunca usaremos este email para spam!