Los 10 verbos para mantener una buena Salud Financiera

llave para una buena salud financiera
drhappiness.com

Hoy le toca a Pablo Sagnier Maristany, amigo y profesional con un CV muy extenso en el mundo financiero, conjugar los 10 verbos que todos necesitamos para tener una buena salud financiera. Seguro que os resultará útil e interesante saber como se mantiene una buena salud financiera. Sin más dilación os dejo con Pablo.

Es un honor para mí que me inviten para participar en esta newsletter.

Desde hace mucho años, me interesa mucho el concepto de “Long Term Investment”, por considerar que tiene un elevado impacto en mi vida, especialmente en la etapa post-trabajo activo y durante muchos años (espero).

Para los que tendremos que vivir de nuestros ahorros, con una pensión pública reducida y con ganas de seguir viviendo de forma similar como hasta la fecha, este tema es determinante para conseguirlo.

Como mantener una buena salud financiera

Desde mi perspectiva, y tras haber leído y hablado con numerosos expertos (entre ellos, el auténtico Don Quijote de la Banca, impulsor de OpSeeker), mis 10 sugerencias básicas para mantener una buena salud financiera son:

Ahorrar

Gastar menos de lo que se ingresa, es la única manera de acumular ahorros para tu futuro. Y, empezar a hacerlo pronto. Si piensas que ya lo harás en el futuro, este futuro se va moviendo con el riesgo de no empezar nunca. Para ello, es importante ser prudente y alinear tu plan de vida a tus posibilidades. Hemos visto demasiados casos en los que, debido a una situación con crédito fácil y barato, amigos nuestros han tomado decisiones equivocadas, generándose compromisos difíciles de asumir.

Decidir 

el plazo objetivo de inversión.No es lo mismo invertir unos ahorros temporales que vas a necesitar para algo en un plazo reducido que unos ahorros a largo plazo que quieres dedicar para tu “jubilación” (objeto principal de estas recomendaciones).

Invertir

de forma adecuada al plazo objetivo. Los ahorros temporales deben invertirse en activos con un perfil de riesgo bajo en este período, principalmente renta fija a corto-medio plazo. Aunque no parece intuitivo, los ahorros a largo plazo también deben invertirse en activos con un perfil de riesgo bajo para este período. Y, en este caso, teniendo en cuenta la inflación y el comportamiento histórico de los mercados financieros, la única alternativa es asignar una parte importante a renta variable. Para los que no somos expertos, preferimos fondos de inversión indexados con bajas comisiones y con una diversificación geográfica, de moneda y de large/small caps. La definición del “asset allocation” es la que tiene un mayor impacto en el retorno a largo plazo. El “market timing” tiene un impacto mucho menor del que la gente piensa. Revisar la situación y “re-balancear” de forma periódica para mantener el “asset allocation” definido, así es como se mantiene una buena salud financiera durante.

Estudiar 

sobre inversión a largo plazo. No es preciso ser experto pero sí entender los motivos por los que se decide un planteamiento u otro. La inversión a largo plazo es muy relevante en la vida durante muchos años, como su nombre indica. Y, dado el elevado impacto que puede tener en tu vida futura, clave para mantener una buena salud financiera, exige dedicarle tiempo, como a los estudios cuando eres joven o al trabajo. Es importante también para ser un interlocutor adecuado con asesores y banqueros.

Evitar 

la toma de decisiones irracionales. Es más difícil de lo que parece como indican diversos estudios de “behavioural economics”. Ejemplos: es importante ser fiel al “asset allocation” definido y evitar participar en inversiones relevantes como “gran oportunidad” que no estén incluidas en este plan (excepto proyectos de negocio que requieren un capítulo aparte). También es importante tener paciencia y evitar acabar vendiendo cuando el valor de los activos es bajo y comprando cuando es alto.

Asegurar 

los riesgos que pueden tener un impacto relevante en tu plan de ahorro (Vida, Salud, Incapacidad, etc..)

Planificar 

a largo plazo. Intenta “visualizar” a largo plazo tu situación financiera con la ayuda de un “Excel”. Haciendo algún análisis de sensibilidad sencillo podrás descubrir dónde estás, dónde puedes llegar y cuáles son los gaps respecto a tus objetivos. Este ejercicio te ayudará en la toma de decisiones relacionadas con gastos/inversiones cotidianos.

Controlar 

la situación de forma periódica, con el objetivo de hacer un seguimiento, sin olvidarse que se trata de un plan a largo plazo, que te facilite la toma de decisiones de inversión y personales.

Trabajar 

en serio y con curiosidad permanente por  mejorar, con el objetivo de cuidar tu fuente de ingresos. Todo ello, mientras esto sea una de tus prioridades.

Disfrutar 

una vida plena alineada con tus posibilidades, en sus diversos ámbitos (work, family, community, self) y de forma coordinada como sugiere Stewart Friedman en “Total Leadership”. Para ello, recomiendo dedicar el tiempo a lo que te gusta y te importa, teniendo en cuenta de que es un recurso escaso. Esto te ayudará a disfrutar las cosas pequeñas que en muchas ocasiones, con menos tiempo y menos recursos, ofrecen una mayor satisfacción.

Hasta aquí los consejos de Pablo para mantener una buena salud financiera en el largo plazo. Seguro que os sirven para reflexionar mucho acerca de vuestras finanzas y si los ponéis en práctica os ayudarán a mantener un mejor control sobre el dinero, y sobre todo a vivir una vida más plena. Preguntadnos cualquier duda que tengáis o contadnos que pensáis sobre estas reflexiones, todo feedback es bienvenido. Recordad, podéis mandarme un mail a gonzalo@opseeker.com y os responderé personalmente.

Por último darle las gracias a Pablo en nombre de todo el equipo de OpSeeker por proponernos esta estupenda dosis financiera.

Siguiente: La magia del interés compuesto

Anterior: La solución al problema de la jubilación: trabajar “toda la vida“

¿Quieres seguir mejorando tu Salud Financiera?

No te preocupes, ¡nunca usaremos este email para spam!